Luego de los enfrentamientos violentos provocados en Oaxaca y Chiapas por la CNTE, en Guerrero

Luego de los enfrentamientos violentos provocados en Oaxaca y Chiapas por la CNTE, en Guerrero

Prudencia de Astudillo garantiza que conflicto magisterial no se radicalice

Prudencia de Astudillo garantiza que conflicto magisterial no se radicalice más

Palabras Mayores por: Jorge Romero Rendón

Luego de los enfrentamientos violentos provocados en Oaxaca y Chiapas por la CNTE, en Guerrero se han encendido los focos amarillos que advierten la posibilidad de que los dirigentes de la CETEG radicalicen sus protestas y provoquen mayores daños en instalaciones públicas, y más molestias en contra de la ciudadanía.

Ya está visto que en Guerrero estamos hartos del ciclo interminable de protestas de la CETEG cada año y hasta dos veces al año, siempre en busca de dinero y de prebendas, agrediendo a la ciudadanía como método de chantaje para presionar a los gobiernos federal y estatal. Y más ahora, luego de que el año pasado cetegistas y demás organizaciones de paleros estuvieron dando lata durante todo el 2015, con pretextos que fueron desde la tragedia del caso Ayotzinapa hasta la Reforma Educativa, sin lograr absolutamente nada más que beneficiar a sus dirigentes, que se han hecho millonarios.

Y como ya sabemos, las demandas de la CNTE-CETEG no se van a resolver aquí en Guerrero, sino en el DF ante las autoridades federales, y no se trata de echar abajo la Reforma Educativa, sino recuperar los privilegios y beneficios que les han quitado a dirigentes que han malversado el dinero de los maestros y se han aprovechado de sus propios militantes para beneficio personal.

De manera que la violencia cetegista es un riesgo que no debe descartarse, sobre todo porque en los movimientos de la CETEG siempre hay metidos –como en Oaxaca- militantes de organizaciones radicales e incluso guerrilleras, por lo que hay que reconocer la prudencia con la que ha actuado el gobernador Héctor Astudillo Flores, que ha evitado exacerbar el conflicto, y muy a pesar de lo que demanda la gente, no se ha lanzado en persecución de los cetegistas que han cometido delitos del orden común y federal, ni ha requerido el despido masivo de quienes están en paro.

La prudencia de Astudillo es por ahora la mejor prevención en contra de que aquí puedan ocurrir hechos de violencia como en Oaxaca y Chiapas, por lo que desafortunadamente el mensaje para la población es a tener paciencia y a no buscar pleitos con quienes siguen abusando de la ciudadanía con bloqueos y acciones arbitrarias.

Acciones que sin embargo han sido disminuidas gracias a la intervención de la Policía Federal, que está perfectamente coordinada con las fuerzas estatales y con el propio gobernador Astudillo. Ya llegará el momento de aplicar la ley cuando el conflicto termine. Y Ahí si esperamos que el gobierno se faje los pantalones y no permita una vez más la impunidad…

Síguenos en nuestras redes sociales

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.